06 diciembre 2006

Paranoia alimentaria

Esto de la lucha contra la obesidad infantil esta llegando a los límites del esperpento. Claro que hay que luchar contra ella, por supuesto. Y para ello lo que hay es que trabajar desde la base, es decir, que sobre todo los padres enseñen a sus hijos a alimentarse bien, a elegir un bocadillo de pan con salchichón y aceite en lugar de darle un par de euros para que se compre una pieza de bollería aderezada con todas las gominolas que pueda su presupuesto. Enseñarle a los críos, a que escojan un pieza de fruta despues de la comida en lugar de comerse media tableta de chocolate. Mostrarles, que cuanto más alimentos precocinados, más probabilidad de engordar existe.

Pero estamos en la época en que nadie quiere asumir responsabilidades, y es más fácil echarle las culpas a los demás. Me parece absurdo que casa Tarradellas haya tenido que retirar su campaña de publicidad porque el niño se come la pizza entera. Es realmetne ridículo. La gracia de la publicidad en muchas ocasiones consiste en exagerar las situaciones cotidianas. Lo que realmente es absurdo sería un anuncio en el que el niño se dejase media pizza y le dijera a su abuela "no, mejor ya no como más, pues ya he ingerido todas las calorias necesarias para el resto del día. Abuela, me voy a correr 20 minutos ¿ok? que tengo que mantenerme en forma".

Pero es que lo mismo le ha ocurrido a Burger King. Tampoco puede anunciar su XXL, porque es poco saludable. Se habla mucho de libertad de expresión y que tal y cual, y resulta que ahora los comerciantes no pueden hacer anuncios con libertad, ni pueden ofrecer productos que los usuarios compran de manera libre, y que a los únicos a los que puede hacer daño son ellos mismos. No quieren dejar la posibilidad a los usuarios de ponerse hasta las trancas de comer si les da la gana. No señor. La libertad de expresión es para otras cosas, como para ofender las creencias religiosas de los demás o para decir que son un pueblo oprimido y torturado cuando ellos son los verdugos.

Con esto no estoy defendiendo la comida basura. Quién me conozca sabe bien que ni como pizza ni hamburguesa, ni bebo Coca Cola, ni chocolate, ni bolleria industrial, ni aperitivos ni siquiera tomate de bote ... y sin embargo he visto los anuncios de Burger King y de casa Tarradellas. ¿Qué quiero decir con esto? pues que ante todo uno ha de ser responsable de lo que come, y no delegar esa responsabilidad a los medios de comunicación o a la buena voluntad de las empresas alimentarias.

1 Comments:

Blogger ElPasmo said...

Discrepo:

Los padres responsables (ya sé que son pocos) luchan contra una oleada imparable de anuncios televisivos, modas colegiales... Muchos temen (error suyo) que si vetan de ver ciertas programaciones televisivas, vestir como putas a sus crias y como gangsters a sus crios o impedirles tener la merienda way para fardar en el patio de colegio estos se van a ver condenados al ostracismo social...

No, no está bien que el status social de un crio influya tanto en su educación en la sociedad actual... pero no hay nada malo en regular los espacios televisivos para intentar frenar la invasión de tentaciones que sufre la infancia.

El caso concreto de casa tarradellas es posible que se hayan pasado... no lo sé... simplemente discrepo en tu tesis general de ancha es castilla.

Y sobre todo, me repugna ver el concepto de libertad de expresión aplicado a defender a grandes multinacionales de comida basura...

Saludetes

1:58 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home