08 diciembre 2006

La justicia no avanza tan rápido como la tecnología

Yo veo en muchas ocasiones las leyes como a un niño de 2 años echando una carrera con el R26 de Fernando Alonso, es decir, que el niño pasará por donde pasó el coche dentro de unos cuantos años. Digo esto porque un hacker rumano ha penetrado en los sistemas de seguridad de la NASA, y respecto a su extradicción leo lo siguiente "El joven no puede ser deportado a EEUU porque el convenio sobre la extradición entre ambos países firmado en 1920 no incluye delitos cometidos en relación con la alta tecnología, según han informado fuentes del Ministerio de la Justicia."

O sea, que mientras la economía del flujo de datos cada vez es más importante y mueve mayores volúmenes de dinero, resulta que a una persona que atenta contra ella no pueden hacerle nada porque no han actualizado un tratado de antes de la Segunda Guerra Mundial. La verdad es que no me gustaría que deportaran al tipo, solo quería utilizar su ejemplo para ilustrar la parsimonia que suelen tener los sistemas judiciales de todo el mundo. El tipo este goza de mi simpatía, pero ¿qué ocurre con tipos que trafican con pornografía infantil a través de la red en los distintos sistemas judiciales del mundo?

06 diciembre 2006

Paranoia alimentaria

Esto de la lucha contra la obesidad infantil esta llegando a los límites del esperpento. Claro que hay que luchar contra ella, por supuesto. Y para ello lo que hay es que trabajar desde la base, es decir, que sobre todo los padres enseñen a sus hijos a alimentarse bien, a elegir un bocadillo de pan con salchichón y aceite en lugar de darle un par de euros para que se compre una pieza de bollería aderezada con todas las gominolas que pueda su presupuesto. Enseñarle a los críos, a que escojan un pieza de fruta despues de la comida en lugar de comerse media tableta de chocolate. Mostrarles, que cuanto más alimentos precocinados, más probabilidad de engordar existe.

Pero estamos en la época en que nadie quiere asumir responsabilidades, y es más fácil echarle las culpas a los demás. Me parece absurdo que casa Tarradellas haya tenido que retirar su campaña de publicidad porque el niño se come la pizza entera. Es realmetne ridículo. La gracia de la publicidad en muchas ocasiones consiste en exagerar las situaciones cotidianas. Lo que realmente es absurdo sería un anuncio en el que el niño se dejase media pizza y le dijera a su abuela "no, mejor ya no como más, pues ya he ingerido todas las calorias necesarias para el resto del día. Abuela, me voy a correr 20 minutos ¿ok? que tengo que mantenerme en forma".

Pero es que lo mismo le ha ocurrido a Burger King. Tampoco puede anunciar su XXL, porque es poco saludable. Se habla mucho de libertad de expresión y que tal y cual, y resulta que ahora los comerciantes no pueden hacer anuncios con libertad, ni pueden ofrecer productos que los usuarios compran de manera libre, y que a los únicos a los que puede hacer daño son ellos mismos. No quieren dejar la posibilidad a los usuarios de ponerse hasta las trancas de comer si les da la gana. No señor. La libertad de expresión es para otras cosas, como para ofender las creencias religiosas de los demás o para decir que son un pueblo oprimido y torturado cuando ellos son los verdugos.

Con esto no estoy defendiendo la comida basura. Quién me conozca sabe bien que ni como pizza ni hamburguesa, ni bebo Coca Cola, ni chocolate, ni bolleria industrial, ni aperitivos ni siquiera tomate de bote ... y sin embargo he visto los anuncios de Burger King y de casa Tarradellas. ¿Qué quiero decir con esto? pues que ante todo uno ha de ser responsable de lo que come, y no delegar esa responsabilidad a los medios de comunicación o a la buena voluntad de las empresas alimentarias.