11 febrero 2006

Y la máquina superó al hombre

O al menos eso es lo que piensa ZP, pues no me parece lógico que ahora para vender tabaco los pequeños kioscos de toda la vida tengan que comprar una máquina expendedora de tabaco. No sé de quién ha sido la maravillosa idea, si de ZP o de quién le escribe los discursos (misteriosamente, a cada acto que acude casi nunca permite que se le hagan preguntas) pero me gustaría que me aclarasen cúal es la diferencia entre recibir una cajetilla de tabaco que te proporciona la máquina o la que te da el estanquero en mano.

En primer lugar, esta jodiendo a los kiosqueros, pues le obliga a hacer un desembolso que no tienen porque hacer, además de tener que tener que buscar un sitio adecuado en el local para colocar la dichosa máquina, pues este tipo de locales suelen ser bastante pequeños y con el espacio bastante bien aprovechado, por lo que encontrar un hueco para situar el artilugio puede no ser una tarea trivial.

En segundo lugar, el kiosquero, puede evitar vender tabaco a menores de edad , pues le puede pedir el DNI o lo que sea y cuando no sobrepasen la edad legal no se le vende la mercancía. Pero como van a lograr a conseguir esto, cuando por ejemplo tengan que poner la máquina de tabaco en la parte de atrás del local. ¿Acaso es que las máquinas en que ellos pensaban cuando aprobaron esta ley tienen un detector de huellas digitales conectado directamente con las bases de datos de la polícia y determinan en menos de un segundo si el comprador es menor de edad o no? Personalmente creo que esas máquinas no existen, por lo que creo que es un paso atrás la elaboración de esta ley.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home