25 diciembre 2005

La misa del gallo

Ayer se supone que se tenía que haber celebrado la misa del Gallo en la Iglesia que hay al lado de mi casa. Pero no fué así. Pudo más el miedo que el deber. El sacerdote que debía oficiar la misa la suspendió en el último momento. Temía los efectos de la gripe aviar. Aún no se conece casos de contagio entre humanos, pero lo teme más que amenazas reales como poder cancerígeno del tabaco. Se han dado unos pocos cientos de casos entre una población de riesgo de miles de millones, pero aun así le han hecho ver que es más probable contagiarse de ella que sacar un número par con un dado. Ningún ser humano en varios cientos de kilómetros a la redonda se ha contagiado, aún así ya ha comprado vacunas para abastecer a todos los parroquianos. Quizás fue mayor el poder de los medios de comunicación que el del sentido común.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home